jueves, 3 de agosto de 2017

Ayuda a Ruth Ana López Calderón

Sé que muchos de vosotros conocéis el caso de mi amiga Ruth Ana López Calderón. Como conté aquí, en el año 2002 le diagnosticaron un prolactinoma en la hipófisis. Debe seguir un tratamiento con cabergolina de por vida y es muy caro. Es viuda, madre de dos hijos y no tiene recursos para poder comprar la medicación por lo que su cuadro médico se complica día a día.
Ha iniciado esta campaña de recogida de firmas solicitando a varios laboratorios que le donen muestras gratuitas del medicamento que necesita. MUESTRAS, no dinero, quiere que quede claro.
¿Podríais firmar aquí en Change y pasárselo a vuestros contactos, por favor?



POR FAVOR.

domingo, 16 de julio de 2017

I concurso de Poesía «Bullas en verso»

La Concejalía de Educación y Cultura del Ayuntamiento de Bullas convocó el I concurso de Poesía «Bullas en verso» cuyo tema era el pueblo (patrimonio, historia, entorno natural, personajes…) Me presenté. Tengo un vínculo muy fuerte con él gracias a Clemen Corbalán, que organizó el recital erótico durante el tiempo en el que la semana erótica dejó de celebrarse y en el que he participado varias veces como cuento aquí y aquí.


Árbol del Cristo del Carrascalejo

Escribí el poema «Al hijo de Bullas» inspirándome en una ruta que hicimos por el Carrascalejo con Clemen, precisamente al día siguiente del recital erótico de este año. Es un precioso paraje natural en el que hay un Cristo frente a un árbol en el que la gente grapa fotos de personas queridas pidiendo un milagro. Me pregunté: ¿Qué historias contarán estas fotos? 



Le concedieron el Primer premio. Durante la entrega, que se realizó el 16 de julio, en el marco de la entrega de premios del concurso Fotorally (aquí la nota de prensa), un miembro del jurado me confesó algo: pensaron que el/la autor/a del poema contaba una anécdota real; cuando abrieron la plica no podían creer que fuera yo.



Es precioso transmitir eso. Como os conté aquí, me pasó algo parecido en el II Certamen Internacional de relato Aste Nagusia A veces pienso que no creo historias sino que soy el mensajero, como en La Historia Interminable de Michael Ende, y que esas personas existen y cuentan su vida a alguien para que las escriba y todos la sepan. A lo mejor, en este caso, fui yo, ¡quién sabe!




jueves, 13 de julio de 2017

Cuentacuentos erótico en «La Estrella»

El 12 de julio hice un cuentacuentos erótico en La Estrella Café Jazz de San Pedro del Pinatar. Un hombre quería darle una sorpresa a su mujer por su cumpleaños y me contrató. No sé si fui la sorpresa que ella deseaba, pero sí que fue un acto de amor con mayúsculas y que me siento honrada por haber formado parte de él.




jueves, 22 de junio de 2017

Dashamir Malo

Como os conté en esta entrada, Dashamir Malo tradujo del inglés varios poemas y microrrelatos míos para La Gazeta Nacional, uno de los periódicos más relevantes de Albania.

Para corresponderle, a mi modesto modo, publicaré un poema de Dashamir Malo: un hombre que sufrió las horas más oscuras de Albania y se alzó de entre los escombros con la dignidad de aquellos que no permiten que dobleguen su espíritu.

Digno hijo de Albania, Dashamir.




Una mujer vieja

Una mujer vieja
se despierta al alba,
sale de su casa a toda prisa
estira su mano,
rasga un pedazo de la estrella del amanecer
y, como un velo, lo ata a su cabeza.

Una anciana vistiendo un velo blanco
con la hoz de la luna sobre su espalda
camina por los campos
para cosechar la soledad
sembrada hace años.


Një grua plakë

një grua plakë
zgjohet ndaj të gdhirë
nxitimthi del nga shtëpia
zgjat dorën
një copë gris prej yllit të mëngjesit
një copë
dhe si shami e lidh në kokë
një plakë çemberbardhë
me draprin e hënës në sup
shkon nëpër ara
të korri vetminë
mbjellë vite e vite më parë.


Dashamir Malo


Dashamir Malo, Permet, Albania.  Escritor y Jefe de Administración de la Estación de Policía de Fronteras en Saranda.
Ha publicado los libros de poesía Entre la soledad y el silencio, Precedente y Tal vez, entre otros. Sus poemas han sido publicados en prestigiosos periódicos literarios como Dight,  Word, Nacional,  Writer, Art Ionian  y en diversas antologías poéticas como Las puertas del olvido e Itaka de la palabra.
También ha publicado ciclos de poesía en griego, noruego y alemán.
Tradujo el volumen poético griego Selected Poems del poeta, publicista y periodista griego, George Hronas y el libro de ensayos Crasy dance of the Merylin's.
Es uno de los organizadores de The Trireme of Ionan Poetry, evento poético anual (al que tuve el honor de asistir como os conté en esta crónica del viaje) que reúne en Saranda a poetas de todo el mundo.


domingo, 11 de junio de 2017

Poemas y microrrelatos en La Gazeta Nacional, Albania

La Gazeta Nacional, uno de los periódicos más relevantes de Albania, ha publicado hoy varios poemas y microrrelatos míos traducidos del inglés por Dashamir Malo. Es la tercera vez que me honran con una publicación, como conté en esta entrada





Gracias por vuestros puentes.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Publicación en El noroeste digital

El periódico El noroeste digital ha publicado en su sección La lupa del microrrelato cinco textos míos. Agradecer a Basilio Pujante el haberme ofrecido esta oportunidad y a Jaime Parra Navarro, director del medio, la publicación.


 Podéis leerlos en este enlace

lunes, 15 de mayo de 2017

XV Certamen Literario «Por la Igualdad» del Ayuntamiento de Burgos

El Ayuntamiento de Burgos publicó el 15 de mayo de 2017 el fallo del XV Certamen Literario «Por la Igualdad» que organiza el Área de la Mujer. El jurado acordó conceder el primer premio de la modalidad de microrrelato a Adelina, un relato corto que escribí en la adolescencia y por el que siento un cariño muy especial. Me siento muy honrada por esta distinción. Gracias.



sábado, 6 de mayo de 2017

Crónica de una entrega al ritmo del Show de Benny Hill

Gané el primer premio del Certamen internacional de microrrelatos del Ayto de Pilar de la Horadada con «Precio Justo», inspirado en su torre, construida en 1580 sobre otra anterior, y que pertenecía al sistema de vigilancia costera para proteger a los pueblos de las razias de los piratas berberiscos.



La entrega del premio se celebró el viernes 5 de mayo en el salón de la Casa de Cultura, en el marco del acto conmemorativo del Día Internacional del Libro y los Derechos de Autor; también se entregaron los premios de los concursos de poesía, a los trabajos literarios de los alumnos seleccionados por el profesorado de los centros educativos de primaria y a los máximos lectores de la Biblioteca Pública Municipal.

Había trabajado toda la mañana y estaba agotada. Comí algo rápido y cometí el gran error de tumbarme en el sillón, hecha un gurruño, con la cara pegada a la barriga de mi gato, para descansar un ratito. Imposible dormirse en esa posición, ¿verdad? Pues no. Fundido en negro. El instinto me despertó veinte minutos antes de la hora a la que habían quedado en pasar a buscarme. Imaginadme corriendo por la casa al ritmo de la música del Show de Benny Hill. Ducha, barra de labios, timbre, yo abriendo la puerta envuelta en una toalla, cara de estupefacción, «no mires, pasa», carreras para vestirme y… vaya ¿dónde está el sujetador? Este mismo. ¡ERROR! Ese mismo era uno que me compró mi santa madre con un diseño que realzaba demasiado mis encantos. «Tanto da, tanto da, en lo que no me agache, todo bien», pensé. Vamos, vamos, ¡VAMOS!

Conducción temeraria, aparcamiento en la misma puerta (algo tenía que salir bien) y entrada en el salón de actos con diez minutos de retraso. Estaba abarrotado y, por desgracia, la chica que nos esperaba había reservado tres asientos, pero éramos cuatro. Les dije que no se preocupasen, ya encontraría yo uno o me quedaría de pie. ¡Qué menos!





Asiento libre en primera fila, corro, me siento y… las luces se apagan.
— ¿No está ocupado, ¿verdad?— Le pregunté al hombre que tenía al lado.— Es que me entregan un premio y…
—No, no, no se preocupe. Bueno, es el de la concejala pero no creo que le importe, va a estar en el escenario durante todo el acto.
D.ª María Trinidad Escarabajal Sáez, la concejala, comenzó la presentación y yo…  dándole vueltas al tema. «Con razón estaba libre. Debería levantarme, ¡pero cómo voy a levantarme ahora! Bueno, me levanto si viene…» Los remordimientos me carcomían así que volví a preguntarle al hombre.
—¿Está seguro de que no le importará?
—No creo pero, de todos modos, puede sentarse en mi sitio, yo me levantaré ahora.
Y en ese instante, señores y señoras, D.ª María Trinidad Escarabajal Sáez exclamó:
—Y para la entrega de premios contamos con la presencia del Excmo Alcalde don Ignacio Ramos García.
Y sí, lo habéis adivinado, mi amable compañero se levantó.

«Bueno, Gema, no te preocupes, podría ser peor, podría llover» me dije con este sentido del humor tan tonto que tengo a veces. Las entregas de premios se sucedían, el momento se acercaba  y… llovió: los premiados de las categorías de poesía y relato debían leer sus textos sentados en un sillón precioso que había a la izquierda del escenario. Todos lo llevaban encima; todos menos yo, claro. Había habido un problema de comunicación. Sabía que tenía que leer, pero presupuse que la organización me daría el texto y la organización, está claro, que lo llevaría yo. Los nervios cabalgaban desbocados en mi estómago mientras yo buscaba como una posesa en el móvil el archivo que mandé al certamen con el micro, pero no pudo ser: mi nombre resonó alto y claro a través del altavoz y… allá que fui.  



Sentada en el sillón, todo lo recta que podía para evitar que mi glorioso escote mostrara más de la cuenta y agradeciendo que la falda me llegara a la rodilla, miré al público, sonreí y dije:
—Ante todo agradecer que me hayan concedido este galardón. Me temo que ha habido un problema de comunicación, no sabía que tenía que traer mi relato, pero soy cuentacuentos, así que si lo desean puedo intentar contárselo—. Ains….
—No pasa nada, tenemos prevista esta contingencia, hay una copia.
Escampó… Pase de relato a través de la sala, relato en manos de Gema, relato leído. Prueba superada.

A mi mejor amigo le encantan mis anécdotas. «Solo te podía pasar a ti, Gema» suele decir mientras se ríe. Espero que la hayáis disfrutado tanto como él. Y reído de mí, y conmigo. Yo lo hice. Besotes para todos.



Gracias.